Democracia, Derecho y Ciudadanía

Las ventajas de la mediación.

mediacion

En la sociedad está el conflicto. Decía un aforismo clásico (de esos que nos sueltan directamente en primero de Derecho) Ubi societas, ibi ius, donde hay sociedad está el Derecho, en definitiva, nos evoca la íntima relación entre la ordenación de cualquier sociedad y la existencia de normas para regular/prevenir el conflicto, el problema, entre los miembros de dicha sociedad, entre personas o entre entidades.

En la sociedad en la que nos ha tocado vivir, el conflicto, en sus diversas expresiones, es un elemento más de la complejidad. Y evidentemente, el Derecho está más presente que nunca, con esa vocación de regulación completa de la realidad pero en muchas ocasiones no evita el conflicto, el problema. De las relaciones interpersonales, de la relaciones entre las personas y la entidad a la que pertenecen (el Estado, comunidad autónoma, municipio, una asociación, etc), o de las relaciones entre entidades. Y lógicamente, la importancia del Derecho, de la regulación normativa generalmente aceptada, pasa a tener mayor relevancia en el momento del conflicto, del problema a resolver.

Hecho este planteamiento, debemos tener también presente que un objetivo o fin último de toda organización social debiera ser la cultura de la paz. Es decir, la cultura de la prevención del conflicto, la cultura del diálogo como forma de ofrecer soluciones en positivo a cualquier conflicto. Según resolución de la ONU de 6 de octubre de 1999, la cultura de la paz consiste en una serie de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y previenen los conflictos tratando de atacar sus causas para solucionar los problemas mediante el diálogo y la negociación entre las personas, las naciones, teniendo en cuenta un punto muy importante que son los derechos humanos.

Pues bien, en las últimas décadas, en el ámbito europeo, pero también nacional y autonómico, se están dando pasos relevantes para avanzar en una técnica de resolución de conflictos pacífica y en positivo: la mediación, y más específicamente, la mediación familiar, ámbito en el que las soluciones en positivo son tan importantes. Así, en 1998, el Comité de Ministros del Consejo de Europa, tras reconocer el incremento importante del número de litigios familiares, particularmente separaciones o divorcios, y las consecuencias perjudiciales para la familia, consideró que para garantizar la protección de los intereses superiores del niño o la niña y su bienestar, era necesario que los estados adoptaran medidas para instituir o promover la mediación familiar como método apropiado para la resolución de estos conflictos. En ese sentido, el Estado español se dotó  de la Ley 5/2012, de mediación en asuntos civiles y mercantiles, norma marco en nuestro país.

Y a nivel legislativo de Andalucía aprobó una disposición normativa específica, la Ley 1/2009 reguladora de la Mediación Familiar en la Comunidad Autónoma de Andalucía, que define la mediación como “un procedimiento de gestión de conflictos en el que las partes enfrentadas acuerdan que una tercera persona cualificada, imparcial y neutral les ayude a alcanzar por sí mismas un acuerdo que permita resolver el conflicto que las enfrenta sin necesidad de someterlo a una autoridad judicial”. Este proceso se llevará a cabo, prosigue el texto, “con el apoyo de una tercera persona, que desempeña el papel de mediadora y está sujeta a principios como la voluntariedad, la imparcialidad, la neutralidad y la confidencialidad”.

En particular, la mediación familiar, realmente, es un proceso de resolución de conflictos alternativo al clásico que nos ofrecen jueces y tribunales en forma de sentencias. Con la mediación familiar facilitamos la comunicación entre las partes en situaciones de crisis familiar o matrimonial, y las empoderamos para generar soluciones al conflicto. Son las partes las que proponen sus propias soluciones, moderadas y guiadas por el profesional de la mediación familiar.

Consideración clave es que en la grave crisis emocional que produce toda ruptura matrimonial se ha demostrado que el protagonismo que en el proceso de mediación se otorga a las partes en conflicto contribuye muy eficazmente a superar muchos de estos problemas, puesto que en lugar de la pasividad que comporta delegar en terceras personas (profesionales de la abogacía o titulares de juzgados), la mediación implica un esfuerzo de la partes por retomar el protagonismo respecto de los propios problemas, así como de la responsabilidad de superarlos, buscando la mejor salida para el futuro. En definitiva, los empodera en la búsqueda de las soluciones a su crisis familiar, en un proceso más democrático, en el que las partes tienen todo el protagonismo.

En general, y no sólo en el ámbito de las crisis familiares derivadas de procesos de separación o divorcio, estamos ante un nuevo reto para l@s profesionales de la mediación, pero también ante un compromiso social para las instituciones y sociedad en general, con el reto de dar respuesta a un demanda social creciente, la solución pacífica de conflictos familiares o de otra índole (relaciones vecinales, derivadas de incumplimientos contractuales civiles o mercantiles, rupturas de negocios o empresas, en el ámbito laboral, etc), sin traumas, para desarrollar procesos y metodologías que ayudan a las partes a restablecer las relaciones personales, civiles o mercantiles, conciliando y equilibrando todas las partes en conflicto, con la cultura de la paz como principal referente, en el que los distintos poderes públicos deberían implicarse por interés general que conlleva esta forma de solucionar los problemas.

Ángel B. Gómez Puerto. Mediador Familiar, Civil y Mercantil.

Anuncios

¿Qué es Ganemos Córdoba?

pla Corredera, 17 enero

Ayer hablaba con una persona amiga con la que hacía algún tiempo que no coincidía. Repasando nuestras cosas de los últimos meses hablamos de Ganemos Córdoba. Esta persona me preguntó que qué era eso de Ganemos Córdoba. Y obviamente se lo expliqué, pero me llevó a pensar que habría en Córdoba muchas personas en nuestros barrios, muchas personas trabajadoras que no conocen este movimiento ciudadano para “ganar Córdoba”.

Para mí todas estas cosas son Ganemos Córdoba:

Es una asamblea ciudadana, de mujeres y hombres de Córdoba, que tuvimos nuestro primer encuentro en la Acampada Dignidad, en el centro social Rey Heredia, el 17 de julio del pasado año.

Somos un conjunto de personas de Córdoba que tomamos nuestras decisiones en asambleas ciudadanas abiertas. Una de las más importantes tuvo lugar el 9 de noviembre en la que decidimos que nos constituiríamos en una agrupación de elector@s para concurrir a las elecciones municipales del próximo 24 de mayo, para lo que tendremos que conseguir al menos 5.000 firmas de ciudadan@s de Córdoba.

Somos un proyecto ciudadano pero también político, en la medida que tenemos esa decisión de concurrir a las elecciones e intentar gobernar nuestro Ayuntamiento pensando en la gente, pero no somos un partido político, cualquier persona de Córdoba puede adherirse a esta asamblea ciudadana y protagonizar este cambio, incluido presentándose a nuestras elecciones primarias, cuyo plazo está abierto hasta el 10 de febrero a través de nuestra web. Tod@s podemos ser alcaldesa o alcalde, tod@s podemos ser concejala o concejal, basta con honestidad, transparencia y ganas de trabajar por los demás.

Ganemos Córdoba somos un colectivo de gente corriente que estamos construyendo de manera colaborativa el programa municipal, recogiendo propuestas en grupos de trabajo, a través de nuestra web y redes sociales, y a través de la presencia directa en nuestras calles y plazas, como la acción que desarrollamos el pasado sábado en cinco mercados de abastos de nuestra ciudad (el de la Plaza de la Corredera, Sector Sur, de la Mosca, Ciudad Jardín y Plaza de España). Este proceso sigue abierto, tod@s tenemos la oportunidad de definir qué ciudad queremos.

En Ganemos Córdoba queremos que nuestra ciudad ofrezca oportunidades a nuestras hijas e hijos, que no se vean obligadas a abandonar Córdoba para poder ganarse el pan. Queremos una ciudad que no excluya a nadie. Una ciudad que respete sus valores medioambientales así como su patrimonio cultural e histórico. Queremos que Córdoba sea un municipio justo con las personas, solidario con las que sufren diariamente las carencias más absolutas para llegar a fin de mes, con servicios públicos bien dotados para afrontar esta dura realidad de emergencia social que vivimos, con casi 45.000 personas sin trabajo.

Queremos una ciudad que no sea elitista, con una forma de gobierno local sin privilegios, para lo que en la asamblea ciudadana del pasado 11 de enero aprobamos un código ético que recoge los compromisos éticos de las personas que ocupen cargos públicos por Ganemos Córdoba en el Ayuntamiento de Córdoba y sus organismos y empresas municipales.

Bueno, pues, todo esto es para mí Ganemos Córdoba. Te invito a que te sumes a este movimiento ciudadano, a soñar con otra cuidad, a imaginar cosas que se podrían hacer y que ahora no se están haciendo. Es nuestro momento, el de las personas.

 

Ángel B. Gómez Puerto. Miembro de la asamblea ciudadana Ganemos Córdoba desde su constitución, el 17 de julio de 2014, en la Acampada Dignidad.

Nota: la foto, de la que es autor nuestro compañero David González, pertenece al archivo de Ganemos Córdoba y es del pasado 17 de enero, en la acción de diálogo con la ciudadanía en La Corredera.

El compromiso ético de Ganemos con la gente de Córdoba

logo GC

En la Asamblea Ciudadana de Ganemos Córdoba del pasado 11 de enero hemos dado un nuevo paso para la construcción de nuestro proyecto ciudadano y político para la ciudad de Córdoba. Hemos aprobado nuestro código ético, un conjunto de principios, valores y compromisos con la gente de Córdoba. Un modelo de relación de entre las personas que en el futuro puedan ejercer cargos públicos por formar parte de la candidatura municipal de Ganemos Córdoba, que se elija democráticamente en las primarias, con la Asamblea Ciudadanía y con las propias vecinas y vecinos de Córdoba.

Nuestro código ético parte de una premisa fundamental: el compromiso de los cargos públicos de la candidatura de Ganemos Córdoba con la Asamblea Ciudadana, que es la auténtica soberana de las decisiones políticas que ejecutará el grupo municipal y/o gobierno municipal de Ganemos Córdoba, concretándose este principio en un precepto del código ético que expresa que “los cargos públicos de Ganemos someterán a votación de la Asamblea ciudadana de Ganemos Córdoba aquellas cuestiones esenciales del gobierno local del Ayuntamiento de Córdoba que no estén recogidas o previstas en el Programa Electoral aprobado por la Asamblea, así como aquellos posicionamientos políticos del grupo municipal en relación a presupuestos, ordenanzas fiscales y grandes temas de la ciudad sobre los que deba existir el máximo consenso”. Además, cada mes los cargos públicos de mantendrán encuentros mensuales con la Asamblea Ciudadana de Ganemos Córdoba.

En cuanto a los salarios que puedan percibir las personas que representen a Ganemos Córdoba en la institución municipal, nuestro código ético establece que “se ajustarán a la decisión que adopte la Asamblea Ciudadana en materia de retribuciones públicas. En todo caso no excederán de 3 veces el salario mínimo interprofesional”. Y se completa este compromiso con otro “los cargos públicos de Ganemos Córdoba en el Ayuntamiento de Córdoba renunciarán al uso de los privilegios que no sean estrictamente necesarios para el ejercicio de dicha actividad pública de gestión municipal, en todo, adecuando sus actos al principio de sobriedad. Los cargos públicos de Ganemos Córdoba se comprometen a no duplicar sueldos ni cobrar remuneraciones extras para asistir a reuniones”.

Otro compromiso ético esencial es que “las personas que representen a Ganemos Córdoba en la institución municipal tendrán como principales máximas de actuación el fomento del principio de igualdad, el respeto a todas las ideas y confesiones, el trabajo por una Córdoba más justa y solidaria, el fomento de los servicios públicos esenciales para la comunidad, así como el compromiso claro con la ciudadanía, que se traducirá en una exclusiva dedicación al trabajo municipal, con austeridad y transparencia absoluta en su labor de gestión de lo público”.

Nuestro código ético, partiendo del respeto absoluto a todas las ideas y confesiones, como acabo de exponer, establece que “las personas que ocupen cargos públicos en Ganemos Córdoba no asistirán, en el ejercicio de su cargo, a actos de contenido religioso, manteniendo la neutralidad en materia de libertad de culto”.

Otra máxima informadora de la futura gestión municipal de este movimiento ciudadano, es que “los cargos públicos de Ganemos Córdoba se comprometen a potenciar los mecanismos de comunicación con la ciudadanía cordobesa, tanto para explicar sus decisiones como para recoger sus aportaciones, con el objetivo de la transparencia de la gestión municipal”.

El texto completo del código ético de Ganemos Córdoba lo puedes consultar en la web, que además deberá ser firmado por las personas que resulten electas del proceso de elecciones primarias para ser consideradas efectivamente candidatas. Este proyecto político y ciudadano es transparente y participativo, una nuestra es este código ético. Ahora estamos empezando a elaborar nuestras propuestas programáticas con la gente, es el momento de imaginar y soñar con otra ciudad, que apueste por la igualdad de todas y todos, que sean realmente digna y democrática.

Ángel B. Gómez Puerto. Formo parte de la Asamblea Ciudadana de Ganemos Córdoba desde su constitución, el 17 de julio de 2014, en la Acampada Dignidad.

44.000 razones para ganar Córdoba

AYUNT

Ese es el dato del drama social en la ciudad de Córdoba. El pasado año terminó con casi 44.000 personas inscritas en situación legal de desempleo (exactamente 43.800). El problema del desempleo en Córdoba no es nuevo, aunque debemos reflejar que en los últimos cuatro años se ha incrementado de manera notable: en diciembre de 2010 las personas en desempleo eran 39.421 ( en el cuatrienio 2010-2014 el incremento ha sido de 4.379 personas). Y al inicio del actual mandato municipal, en junio de 2011, eran 39.212.

La economía local ha sufrido un proceso de desindustrialización, sobre todo en el sector metalúrgico en el que fuimos referente nacional, con empresas emblemáticas, que supuso la pérdida de miles de puestos de trabajo directos e indirectos en la década de los setenta y ochenta del pasado siglo, del que aún no nos hemos recuperado, encontrándonos actualmente en una situación de dependencia del sector servicios (el 70% de los nuevos contratos que se firman cada mes pertenecen a este sector de actividad económica), fundamentalmente del subsector de hostelería-turismo. Y en la primera década del presente siglo vivimos el auge de la “economía del ladrillo”, como en otros ámbitos, que ha supuesto finalmente desempleo y pobreza económica y social para la ciudad.

La ciudad no ha construido colectivamente un modelo de desarrollo local diferenciado. No está apostando de manera estratégica por actividades nuevas y sostenibles, ni tampoco tiene acciones municipales de lograr inversiones que generen empleo e industrias auxiliares. Desde la institución local pueden facilitarse estos procesos, debe ser su papel, diseñar una estrategia colaborativa para un modelo de desarrollo local cohesionado socialmente, sostenible desde el punto de vista medioambiental, y culturalmente dinámico.

Las 44.000 personas que sufren el drama del desempleo en nuestra ciudad esperan soluciones y propuestas, es urgente, las consecuencias personales y familiares son realmente severas. Dada la grave situación de la que partimos, y que manera breve hemos reseñado, es urgente potenciar las acciones a desarrollar desde la institución municipal. El actual gobierno local no ha ofrecido respuesta, son razones suficientes para trabajar en otro sentido muy distinto al actual, mirando a la gente que está sufriendo el gran problema de la ciudad.

A modo de propuesta, describo a título personal, someramente, algunas posibles medidas a adoptar a partir del 24 de mayo, fecha en la que esperemos que la ciudadanía ganemos la ciudad de Córdoba:

A) Potenciar la empleabilidad de las personas en desempleo, fomentar sus posibilidades de inserción laboral:

– Acciones de orientación y apoyo técnico en el proceso de búsqueda de empleo, sobre todo dirigidas a las personas con menores recursos educativos.

– Acciones formativas ajustadas a las demandas reales del tejido empresarial. Es fundamental para planificar planes de formación para personas en desempleo contar con estudios muy ajustados de las necesidades de las empresas locales.

– Acciones de intermediación con empresas: garantizar con planes concretos de actuación la eficacia de la conexión entre las ofertas de empleo y las personas en desempleo.

B) Dinamización de la economía local: apoyo a las personas emprendedoras.

– Acciones de apoyo técnico y económico a las personas con ideas de emprendimiento. Se han de basar en la agilidad burocrática y en la rapidez, claves para el inicio real de la actividad.

– Creación de nuevos espacios para el desarrollo de actividades empresariales: viveros de empresas, espacios de encuentro entre personas emprendedoras, intercambio de experiencias para compartir estrategias, etc.

– Acciones específicas de apoyo a las iniciativas emprendedoras que se enmarquen en la economía justa y solidaria.

– Convenios con la banca ética para la concesión de créditos favorables a personas emprendedoras.

– Acciones específicas de apoyo a las iniciativas emprendedoras del sector cultural, para contribuir a la promoción de Córdoba como ciudad cultural, apoyo al sector turístico relacionado con nuestro inmenso patrimonio: actividades de restauración y conservación de edificios y obras histórico-artísticos, creación o recuperación de centros culturales, promoción de la cultura local, investigación del patrimonio, organización de eventos culturales, o servicios especializados en turismo cultural.

C) Recuperar servicios públicos locales: revertir a la institución local aquellos servicios que en el actual mandato municipal han sido privatizados (“externalizado” o “amortizado”), contribuyendo de esta manera a fomentar el empleo digno y garantizar para la ciudadanía que los servicios municipales estén realmente a su servicio y no del interés privado empresarial.

D) Acciones de colaboración con la Universidad de Córdoba: es fundamentar implicar a nuestra universidad en la definición del modelo de desarrollo local de Córdoba. Es una institución puntera en ámbito de investigación de sectores que se pueden traducir en actividad económica, como lo prueba la existencia ya del Campus de Excelencia Internacional Agroalimentario (ceiA3), o el Parque Científico-Tecnológico Rabanales 21.

E) Acciones de apoyo y promoción del sector de la artesanía local: desde la institución local, y en colaboración con los planes autonómicos en el sector, se pueden implementar acciones de apoyo a las personas que mantienen oficios artesanos tradicionales en nuestra ciudad (repujado del cuero, construcción de guitarras, cerámica, etc).

F) Acciones de captación de inversiones industriales: desde la institución local se desarrollará un programa de captación de inversiones para la instalación en Córdoba de nuevas actividades empresariales que desarrollen procesos de producción industrial que también generen empleo indirecto para las pequeñas empresas locales. Se trataría de recuperar a Córdoba como espacio en el que se han desarrollado históricamente actividades industriales como la metalurgia, aprovechando que nuestra capital está situada de manera estratégica para el transporte de materias primas y distribución posterior de la producción.

Ángel B. Gómez Puerto (Córdoba).

El 24 de mayo, a ganar Córdoba

logo GC

El próximo 24 de mayo votaremos a los próximos gobiernos locales de nuestro país. Estamos justo en el momento de la creación de los contenidos de una alternativa local nueva. El país se desangra, la emergencia social es dura, y evidente, la democracia en retroceso, los derechos sociales y los servicios públicos son atacados. En la próxima primavera puede iniciarse el cambio político desde nuestros Ayuntamientos.

En nuestra ciudad, Córdoba, estamos sufriendo un gobierno local del Partido Popular que está suponiendo un ataque frontal a la gestión pública de los servicios municipales, a la participación de la gente en los asuntos municipales, a la participación democrática, a la dignidad de la gente, al respeto del empleo público, todo ello con una falta de respeto total a la ciudadanía, con incumplimientos y engaños, una estafa electoral muy grave.

Una ciudad con unos índices de personas en desempleo inasumibles (casi 44.000 personas sufriendo ese drama). Una ciudad sin modelo de desarrollo local integral, absolutamente dependiente de un subsector de actividad, el turístico, sin creación de alternativas sostenibles de actividad económica. Un gobierno local que sigue sin hacer su trabajo prometido, la llegada de esas inversiones industriales que generarían empleo estable.

Un gobierno local que despidió en este período del mandato municipal a treinta personas de los servicios municipales de empleo y de deportes, la mayoría de los cuales ya han sido readmitidos en sus puestos de trabajo al haber conseguido, tras las correspondientes demandas judiciales, en los juzgados de lo social la nulidad de esos actos arbitrarios e injustos de despedirlos por su parte.

Un gobierno municipal que ha eliminado la Escuela Infantil Municipal, ha reducido drásticamente las dotaciones presupuestarias de los diferentes programas de atención social, ha desmantelado la política de cooperación, ha reducido drásticamente la construcción de viviendas sociales, ha eliminado el convenio de colaboración con el Consejo de Juventud, ha privatizado el mantenimiento de una buena parte de los jardines de Córdoba, y que ahora pretende atentar contra el servicio público de alumbrado.

Son razones suficientes para poner punto final en las urnas a este gobierno que no piensa en la gente. Hay razones para trabajar colectivamente en la construcción de un nuevo proyecto de ciudad que hemos de hacerlo entre todas las personas que queremos que nuestras hijas y nuestros hijos tengan en nuestra ciudad una oportunidad de desarrollar sus capacidades personales y profesionales, que no se vean obligados a emigrar en unas condiciones indignas. Son razones suficientes para trabajar codo con codo con nuestras vecinas y vecinos, no esperemos que otras personas den solución, es nuestro momento.

En Córdoba, en julio surgió una asamblea ciudadana, Ganemos Córdoba, en la que estamos varios cientos de personas a título individual llevando a cabo esa tarea de construir propuestas para hacer de Córdoba una ciudad inclusiva, no elitista, respetuosa, educada, digna, transparente, con opciones reales para tod@s. Y en la asamblea ciudadana celebrada el 9 de noviembre decidimos de forma soberana presentarnos, en forma de agrupación de electores, a las próximas elecciones municipales, con un compromiso con la ciudadanía cordobesa, que en todo caso es la impulsora del proyecto.

Los contenidos y las maneras democráticas dependerán de tod@s nosotr@s, de las personas que estamos aquí. Creo importante sumarse, tod@s tenemos ideas y propuestas, todas son importantes, el proyecto es colectivo, las puertas y las ventanas están abiertas. En estos momentos estamos empezando a construir las ideas programáticas para lo que están marcha ya varios grupos de trabajo de las que puedes informarte en nuestra web y en nuestras redes sociales, y muy pronto, en el mes de enero celebraremos una nueva e importante asamblea ciudadana abierta. Te invito a que te sumes a este apasionante proyecto de empoderamiento ciudadano en el que somos protagonistas exclusivas las personas de Córdoba. Es nuestro momento.

Ángel B. Gómez Puerto. Miembro de la Asamblea Ciudadana Ganemos Córdoba.

Los incumplimientos del Alcalde con el pueblo de Córdoba

Nieto

José Antonio Nieto Ballesteros es Alcalde de Córdoba desde el 11 de junio de 2011. Además, desde abril de 2012, hasta hace un mes, ha sido diputado en el Parlamento de Andalucía por su partido, el Popular. Parece que la alcaldía de Córdoba le dejaba tiempo libre parar ir y venir a Sevilla. Su compromiso con esta ciudad es relativo.

En estos tres años y medio, nuestro actual regidor ha certificado con actos y decisiones, y con omisiones también, numerosos engaños e incumplimientos a la ciudadanía cordobesa, incluso de sus propias palabras. Estos son algunos:

– Prometió crear empleo en la ciudad de Córdoba. Inició su mandato en junio de 2011 con 39.212 personas en desempleo y actualmente son 45.255 las personas sin trabajo. Más de 6000 personas ha supuesto el incremento del desempleo en su mandato.

– Dijo que vendrían grupos industriales que crearían empleo, que su gobierno generaría esa confianza empresarial. No llegaron.

– Ha anulado el convenio con el Consejo Local de la Juventud.

– Ha despedido a treinta empleado/as municipales, que han tenido que ser readmitidos por sentencias judiciales casi en su totalidad, al ser considerados los despidos/amortizaciones como decisiones injustificadas y arbitrarias.

– Ha privatizado y/o suprimido diversos servicios municipales: Escuela Infantil, Jardines, Residencia de la Tercera Edad, Grúa Municipal, etc.

– Ha eliminado en el Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo el servicio de atención a las personas en desempleo que se puso en marcha en 2005 con recursos municipales propios.

– Ha reducido drásticamente las partidas de los programas de asistencia y emergencia social.

– Ha reducido las actividades de la Casa de la Igualdad.

– Ha eliminado la política municipal de solidaridad y cooperación.

– Ha eliminado la bolsa de empleo del Ayuntamiento de Córdoba.

El 24 de mayo la ciudadanía cordobesa tendrá la palabra. En lo inmediato, tenemos la responsabilidad de construir de manera colaborativa qué políticas municipales queremos para nuestra ciudad a partir de esa fecha, qué modelo de ciudad tendremos, para poder desarrollar nuestro día a día de forma digna.

Ángel B. Gómez Puerto. Miembro de la asamblea ciudadana Ganemos Córdoba.

Elogio de la “mochila política”.

ciudadanos políticos

En las últimas semanas he oído hablar a personas de mi entorno político en muchas ocasiones de esa curiosa expresión: la mochila política. Al parecer, podría hacer referencia a las vivencias, experiencias o hechos que forman parte de la biografía de una persona en el terreno de la acción política y social. Lógicamente, además, cada persona tenemos nuestra propia “mochila” en lo afectivo, académico y en lo profesional. Es el acervo de nuestra propia vida, nuestro compendio vital, nuestra propia biografía. Bien, pues, parece que hasta aquí todo positivo.

No obstante, hay otra acepción de la curiosa expresión “política” que estamos comentando. Esta ya no es tan positiva. Desde esa otra óptica, supondría no un acervo o conjunto de nuestras propias vidas, sino una carga o gravamen que supondría una dificultad o inhabilitación para el desarrollo de futuras acciones, una especie de exclusión para el futuro por tener pasado, algo realmente extraño puesto que todas las personas somos pasado, presente y futuro, de manera inevitable además. Nadie está vacío y limpio de vivencias, decisiones vitales o experiencia, triste sería si así fuere. La vida es un continuo aprendizaje.

En este entorno de las últimas fechas, precisamente ayer compartía con una gran persona mi archivo histórico de tribunas de opinión. Debe ser cerca de doscientas, la inmensa mayoría en El Día de Córdoba y resto de cabeceras del Grupo Joly, y le mostré una que para mí es muy importante. Se trata de una que publiqué en noviembre de 2010 bajo el título de “Huérfano de partido político” y que en realidad, qué curioso, es mi propia “mochila”, en definitiva, es mi vida, la que he querido construir en libertad, la que no me paraliza sino todo lo contrario, de la que obtengo energía y experiencia para afrontar mi propio presente y futuro, y las relaciones con mi hijo, mis hermanos y hermana, con las personas amigas y compañeras, acompañándonos para afrontar con solidaridad y afectividad todos nuestros retos.

Os dejo, pues, por aquí, esa mochila que escribí hace ahora cuatro años, que está muy presente, y que me acompaña sin ser una carga pesada, sino todo lo contrario, una fiel acompañante, que me ayuda a comprender bien el presente y a afrontar mejor el futuro:  “Huérfano de partido político” (El Día de Córdoba, 26-11-2010).

Ángel B. Gómez Puerto (Córdoba).

 

 

Categorías