Democracia, Derecho y Ciudadanía

Inicio » Opinión » Elogio de la “mochila política”.

Elogio de la “mochila política”.

ciudadanos políticos

En las últimas semanas he oído hablar a personas de mi entorno político en muchas ocasiones de esa curiosa expresión: la mochila política. Al parecer, podría hacer referencia a las vivencias, experiencias o hechos que forman parte de la biografía de una persona en el terreno de la acción política y social. Lógicamente, además, cada persona tenemos nuestra propia “mochila” en lo afectivo, académico y en lo profesional. Es el acervo de nuestra propia vida, nuestro compendio vital, nuestra propia biografía. Bien, pues, parece que hasta aquí todo positivo.

No obstante, hay otra acepción de la curiosa expresión “política” que estamos comentando. Esta ya no es tan positiva. Desde esa otra óptica, supondría no un acervo o conjunto de nuestras propias vidas, sino una carga o gravamen que supondría una dificultad o inhabilitación para el desarrollo de futuras acciones, una especie de exclusión para el futuro por tener pasado, algo realmente extraño puesto que todas las personas somos pasado, presente y futuro, de manera inevitable además. Nadie está vacío y limpio de vivencias, decisiones vitales o experiencia, triste sería si así fuere. La vida es un continuo aprendizaje.

En este entorno de las últimas fechas, precisamente ayer compartía con una gran persona mi archivo histórico de tribunas de opinión. Debe ser cerca de doscientas, la inmensa mayoría en El Día de Córdoba y resto de cabeceras del Grupo Joly, y le mostré una que para mí es muy importante. Se trata de una que publiqué en noviembre de 2010 bajo el título de “Huérfano de partido político” y que en realidad, qué curioso, es mi propia “mochila”, en definitiva, es mi vida, la que he querido construir en libertad, la que no me paraliza sino todo lo contrario, de la que obtengo energía y experiencia para afrontar mi propio presente y futuro, y las relaciones con mi hijo, mis hermanos y hermana, con las personas amigas y compañeras, acompañándonos para afrontar con solidaridad y afectividad todos nuestros retos.

Os dejo, pues, por aquí, esa mochila que escribí hace ahora cuatro años, que está muy presente, y que me acompaña sin ser una carga pesada, sino todo lo contrario, una fiel acompañante, que me ayuda a comprender bien el presente y a afrontar mejor el futuro:  “Huérfano de partido político” (El Día de Córdoba, 26-11-2010).

Ángel B. Gómez Puerto (Córdoba).

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: